ACNUR e IDPAC juntos por los emprendimientos y las organizaciones sociales venezolanas de Bogotá

115
0
Compartir:
Multimedia
Archivo de audio
Cuerpo

Bogotá, 21 de junio de 2021.-  Con la presencia de Elizabeth Eyster,  representante adjunta en Colombia Alto Comisionado para las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Alexander Reina Otero, director del Instituto Distrital de la Participación y Acción Comunal (IDPAC) y Ana María Almario, subdirectora de Fortalecimiento de la Organización Social del IDPAC y los representantes de los emprendimientos gastronómico, cultural, empresarial y  organización social, se dio apertura a la convocatoria Somos Panas y Parces Bogotá Unid@s Pa´lante.

En el marco del Día Mundial del Refugiado y Desplazado, declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, que adoptó la resolución 55.76 del 4 de diciembre de 2000 y que coincide con el aniversario de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, se realizó el lanzamiento   en la sede principal del IDPAC a través de una puesta en escena de un festival en el que los colores de las banderas de Colombia y Venezuela se destacaron por el ambiente de integración, empatía, respeto y ganas de trabajar en equipo para el desarrollo económico de Bogotá  con el fin de fortalecer  a las organizaciones sociales y emprendimientos venezolanos y colombianos que promuevan la inclusión de refugiados y migrantes venezolanos.

Elizabeth Eyster, representante de ACNUR precisó la diferencia entre refugiados y migrantes y el por qué los (as) venezolanos son considerados refugiados “hay que reconocer el coraje de las personas cuando necesitan salir de su país por situaciones de violencias, amenazas y también al no poder acceder sus derechos y necesidades en educación, en salud. Para ACNUR la situación de Colombia es que hay 1.7 millones de venezolanos en el país y tienen la necesidad de protección internacional en el criterio de la protección en Cartagena, es decir, vienen por la violencia en su país, pero también por la imposibilidad de acceder a sus derechos, vienen a Colombia para realizar sus sueños. Los refugiados están en movimientos mixtos.  No pueden volver a su país porque sienten el riesgo de la violencia y temor de regresar, razón por lo que trazan estadía a largo plazo al país donde llegan”.

Panas y parces

 Y es en este punto en el que la unión de las organizaciones internacionales y gubernamentales deben trabajar en equipo para consolidar acciones oportunas tanto para las personas refugiadas y migrantes como para el desarrollo de ciudad.

Alexander Reina Otero destacó la importancia de las alianzas estratégicas para devolver la esperanza, generar oportunidades y aporte al desarrollo no solo local sino de ciudad “la xenofobia, es quizás, uno de los fenómenos de mayor   problemática en el mundo; fenómenos globales que se localizan por lo que necesitamos que los organismos internacionales y los gobiernos locales nos juntemos.  A veces esperamos que haya alianzas entre los estados, pero hoy entre organismos internacionales y los entes territoriales podemos hacer este tipo de acuerdos para promover acciones mucho más rápido. Y hoy estamos muy orgullosos que nos unimos con ACNUR para hacer una acción tan importante para la comunidad venezolana y, es abrir un espacio para encontrar un espacio para resaltar encuentros que tenemos en la cotidianidad”.

Panorama que se consolida con la convocatoria Somos Panas y Parces Bogotá Unid@s Pa´lante porque ya está activado el micrositio  https://www.participacionbogota.gov.co/festival-panas-y-parces-bogota para la inscripción de los emprendimientos y organizaciones sociales que cumplan con los términos de referencia y requisitos para postularse.

La población venezolana llegó a Colombia a realizar sus sueños.  Ellos llegaron como refugiados entonces tenemos el deber humano y como ciudadano (a) de unir esfuerzos para aprovechar el potencial cultural, gastronómico, empresarial y las organizaciones sociales que buscan el mejoramiento de su estadía tanto para los que llegan como para nosotros como colombianos. 

El evento culminó en el ambiente de feria en la que los asistentes conservaron las medidas de bioseguridad, se resguardaron, degustaron, probaron, reconocieron talento, calidad de manufactura y generaron una nueva mirada al futuro de Bogotá con la convicción de que la integración, el respeto, la empatía y la solidaridad son el antídoto a la Xenofobia.

 

 

Adriantex, Panadería Ávila, Fusion Music y la organización social Derecho No Obedecer nos demostraron por qué no debemos ser indiferentes con la población refugiada y migrante venezolana.

IDPAC y ACNUR con el festival visionan la unión y la esperanza para la población venezolana de Bogotá.

#SomosPanasYParces

 

 

Etiquetas
Compartir:
Imagen

Editor Web