Bogotá comprometida con las comunidades indígenas víctimas del conflicto armado en medio de la pandemia

320
0
Compartir:
Foto tomada de la Alta Consejería para los Derechos de las Víctimas, la Paz y la Reconciliación.

Bogotá, 27 de abril de 2020. La situación económica y social de los habitantes de Bogotá se ve afectada por la emergencia sanitaria causada por la COVID-19; sin embargo, existe una población que tiene una vulnerabilidad particular, se trata de los 14 pueblos indígenas originarios que habitan en la ciudad y que se encuentran en condición de víctimas del conflicto armado.

En este escenario la Administración Distrital enfrenta un reto muy grande: brindar atención inmediata a esta población con el fin de garantizar sus derechos. 

Para hablar del tema, Vladimir Rodríguez Valencia, alto consejero para los derechos de las víctimas, la paz y la reconciliación, acompañó  en DC Radio la mesa de trabajo en Bogotá Radiante, en la que aseguró que: “Se calcula que la población general de víctimas del conflicto armado en Bogotá ronda las 350 mil personas, de las cuales, el 4% corresponde a población étnica indígena”, y es precisamente esta población la que se encuentran en una vulnerabilidad y condiciones de pobreza extrema por lo que son prioridad en la estrategia de Bogotá Solidaria en Casa. 

Bogotá prestó atención humanitaria inmediata para suplir sus necesidades básicas. Actualmente existe un grupo de familias que requieren atención especial por parte de la Alta Consejería para las Víctimas.  78 familias Emberá, alrededor de 254 personas tienen cubierto y asegurado el arriendo, albergue y la alimentación. 

Sin embargo, existen otras dinámicas respecto a las familias que salen de la estrategia de atención humanitaria inmediata del Distrito y pasan a ser parte de la ruta de atención de Unidad Nacional de Víctimas y otro grupo que, a pesar de pertenecer a la población indígena, no hace parte del conflicto y no se encuentra en el registro de víctimas. 

El funcionario hizo énfasis en la labor del Distrito para facilitar la comunicación entre la comunidad Emberá y la Nación, con el fin de establecer las rutas de ayuda y plantear un retorno que favorezca su situación, así como el de  organizar y agrupar a la población Emberá, que manifiesta que no quiere ser reubicada en Bogotá y tampoco en su territorio, “tenemos un proceso de trabajo andando que no se detiene por el COVID-19, estamos en la construcción del plan de desarrollo para fortalecer la implementación de la Ley de Víctimas (Ley 1448), concluyó.

Las entidades distritales trabajan en conjunto hacia la reparación, la estabilidad y la transición de víctimas a ciudadanos con pleno reconocimiento en la memoria del conflicto armado en Colombia.

 


Traducción Lengua Kamёntšá.

Bogotá 27 de abril de 2020. Lastemcá montsepasá chё bёts tsashenoca oyenёng chё bёts šocan tojoshjango caus. Inўe cabёng nac chёntše vid mondbomn bnёtsan canta pueblёng; quemung mondmёn achanёng chё tёjoyquёngbe caus, corente mal tmojёfsepasá.

Mor chё uamang šquenёng chё Administración Distrital cá šquenёngbe palabrac, chёng corente montsenangmen betsco jujabuacham quem pamillang ntšamo ndiricho imotsobomñcá.

Quem soyam chё uaman šquená Vladimir Rodriguez Valencia, Alto Consejero para los Derechos de las Víctimas, la Paz y la Reconciliación, tojatjёmbambá en DC Radio, jenanguёmimam bёts tsashenoc Radiante ca. Chá tojayán chё corente mal pasayёng chё tёjoyquёngbe caus, imomёn unga pats y shachnёbnёtsan uarang pamillang (350.000 personas). Quemuentšan cada patsentšán cantan mondmёn cabёngbe pueblentšan, quemung corente lastemcá vid mondbomna, chiyec bёtsco entsemna chёng jujabuacham chё Bogotá Solidaria cá šquenёngbe palabrac.

Chё bёts tsashenoc bёtsco tojujabuach ba soyёnguiñe. Mor mondmёn basefta pamillang corente uajabotёng; quimungbioye jujabuacham entsemn Alta Consejería para las Víctimas. Cansёfta bnёtsan posёfta pamillang (78 personas) Emberá y uta pats y shachnё bnёtsan canta pamillang (254 personas), aiñe yebniñe imoyen, masque arrendanan, y jasamnac mnonўen tšaba.

Inўe pamillang monduaman chё betsco ujuabuachanentšan chё Distrito ca, jenachnёnguam inўoy Unidad Nacional de Víctimas ca; y inўe pamillang cabёng jtsomñan pero ndoñe lajuersac achanёng y chёng ndoñe quematabeman mal pasanёngcá.

Chё funcionario, tojoybuambá ndayá imnetsaman chё Distrito botaman jenoyeunayam chё pamillang Emberá y Naciongaftac. As tšaba jamam y jenojabuacham y nderado uanjopodiá chёngbe luaroy jtachamuan chёngbe tšabiam, y jabuayenan canўiñe chamotsemnam chё pamillang Emberá.  Chёng montsichamo ndoñe montseboš chё bёts tsashenoc jtemnam y chёngbe luaroy cach ndoñ. Chё Distrito enangmenёng montsebomn corent jenanguёmiam er chё bacna šocan Covid 19 ndoñe jochnёnguan bёtsco. Mor corente montsёnanguёmeng jenajabuacham tšabe soўengam chё Ley de Víctimas (Ley 1448) uabain.

Nўetscang uaman tsashenoc mandayёng, endogmenang ja jabuacham chё pamillang chё tёjoychёng be causa mal pasayёng; chёng ja tjёmbambayam, tšabe vid y juabn jentšamiam, y ndoñe jennatjёmbam chё bacna temp tojopasá  muentš Colombia uabain luar.

 

 

Compartir:

Editor Web